Conocer como funciona nuestra mente es muy importante para poder realizar los cambios que necesitamos. En el artículo de hoy te lo explicamos…

Además para tu comodidad, si prefieres puedes ver el vídeo siguiente. 

Y si lo ves, nos das un «me gusta» y te suscribes a nuestro canal de YouTube iras viendo más vídeos que te ayudarán en tu camino de crecimiento personal. 😉


Cada persona es dueña de su mente, y solo ella puede hacer que los cambios que hay que experimentar y realizar en el subconsciente funcionen.

De hecho, cada persona al ser dueña de su mente es dueña de su vida y decide qué pensar en cada momento sobre cada situación, solo el aprendizaje que hemos tenido en nuestra vida hace que actuemos de una u otra forma y eso puede cambiarse.

Pero para que lo entendáis fácilmente qué mejor que dejaros una imagen muy gráfica:

Imaginemos que esta imagen representa la mente de cualquiera de nosotros.

A mí me gusta diferenciar entre el cerebro como órgano y la mente como conjunto de procesos que se producen en el mismo y que afectan a nuestro ser. (Serían tanto los procesos físicos como los emocionales o si alguien gusta de llamarlos así “espirituales”)

Nuestra mente se encuentra dividida en dos partes muy diferenciadas, esta diferenciación no es totalmente científica, pero sí es la que básicamente está reconocida.

En estas partes un 12% es el consciente. Esta es la parte de nuestra mente que nos hace aplicar la lógica, la razón, la decisión y la voluntad.  Cualquier decisión que tomamos se hace de forma consciente, aunque siempre con los “datos” que tenemos en nuestro “disco duro” (Seria el símil informático de nuestro subconsciente)

El 88% restante corresponde al subconsciente. En este encontramos todos los procesos naturales de los que no estamos pendiente ni necesitamos pensar para realizarlos (regulación y funcionamiento del cuerpo) y sobre todo asociaciones. Tanto positivas como negativas.

Estas asociaciones son las que hacen que una determinada situación pueda ser negativa para alguien y positiva para otra persona (como veíamos en  nuestro articulo anterior con el perro por ejemplo. O incluso hay quien disfruta hablando en público y otro no  puede  evitar ponerse nervioso y bloquearse… ¡los ejemplos podrían ser múltiples!) (Si prefieres ver el articulo anterior en vídeo, lo tienes aquí FELICIDAD Y CRECIMIENTO (En vídeo)

Las asociaciones son el resultado de nuestras experiencias en la vida… tanto es así que se dice que somos, como personas, el resultado de la suma de nuestras experiencias y las emociones que cada una de ellas nos ha proporcionado.

Conociendo esto, por medio de técnicas de relajación más o menos profunda, a través de la RMA conseguimos llegar al  subconsciente  y  modificar  dichas  asociaciones  para que nuestra mente trabaje siempre a nuestro favor.

La mejor forma de llegar al subconsciente es mediante metáforas, cuentos, historias e imaginación. Por eso durante el proceso de RMA se utiliza esto, básicamente, imaginar   cosas   que   nos   lleven   hasta   nuestro objetivo.

Entre el consciente y el subconsciente encontramos la llamada Mente crítica muy importante y a la vez responsable de  que en muchas ocasiones no podamos controlar nuestros sentimientos, sensaciones, etc. y por tanto nuestra vida.

Lo   que   hace   es,   por   una   parte,   bloquear   todos   los estímulos   del   exterior   que   no   son   necesarios   en   cada momento. Por ejemplo, los ruidos exteriores, movimientos a nuestro   alrededor,  etc.…   siempre   según   lo   que   ordena   el cerebro primitivo o reptiliano como veremos en seguida.

Por  otra  parte,  la  mente  crítica  da  prioridad  al subconsciente sobre la razón.  Así  si  un  día,  decidimos  controlar cualquier cosa, como por ejemplo lo que comemos para una persona que tenga problemas de peso y queremos dejar de picar entre horas, de darnos atracones o cualquier cosa que influya en nuestro peso,  el  consciente  tomaría  una  decisión.  La  lógica  nos diría que es bueno para nuestra salud y que podemos hacerlo, pero  para  que  podamos lograrlo   debemos  cambiar  las  asociaciones que  nuestro  cerebro  tiene  hechas  en  el  subconsciente  sobre comer de esa forma.

Y   ahí   es   donde   chocan   todas   nuestras intenciones con la mente critica que nos hace pensar que “me va  a  costar  mucho  cambiar”,  que  “la comida es un premio”, que “soy incapaz de controlarlo”,  etc.…  ¡mil razones para no hacerlo!

Para   terminar   y   no   menos   importante   tenemos   el cerebro primitivo o reptiliano. El es el que filtra toda la información

que nos llega a nivel consciente e inconsciente y decide si deja pasar esta o no (miles si no millones de datos que debe procesar, algunos en segundo plano y otros conscientemente en primer plano)

Para decidir si esta información  debe  ser  procesada, una  de  las  cosas  que  prima es si lo que llega es nuevo o diferente a lo habitual o es “lo de siempre”. Si esta información no es lógica, o no está asimilada ya  en  nuestro  cerebro  automáticamente  la  deja  pasar. Por otra parte, el cerebro primitivo también reacciona a cualquier   señal   que   pueda suponer un   peligro   para   nosotros,   y cuando lo hace identifica, asocia y da una respuesta, que básicamente seria luchar/enfrentar o huir.

Por todo esto,  la mejor forma de que este guardián permita pasar los datos dirigidos al cambio es a través de ejercicios de imaginación  que  sabemos  que  van  a  llegar más fácilmente a nuestra mente, ya que cuando imaginamos algo, en nuestro cerebro se activan las mismas zonas que si realmente estuviese ocurriendo lo imaginado (y, por lo tanto, no distingue lo real de lo inventado). Como lo que imaginamos es nuevo, diferente y, a veces, extraño, nuestro filtro se abre, ya que considera que es algo para analizar y una vez dentro este pensamiento nuevo puede permitir hacer los cambios oportunos.

También es interesante saber que la función principal y hacia la que dirige todo su trabajo nuestro cerebro es a mantener nuestra integridad, tanto física (haciendo funcionar el cuerpo) como de identidad y como nosotros somos lo que pensamos y eso es fruto de nuestras asociaciones, cualquier intento de cambio se va a encontrar, en principio, con la resistencia de nuestra mente. Algo a tener muy en cuenta a la hora de averiguar qué debemos cambiar y como enfocar este cambio.

Espero que os haya gustado el artículo y, lo que es más importante, que os sirva… en nuestras siguientes entradas iremos trabajando como saber los pasos a realizar para conseguir el cambio.

Y si os ha gustado, siempre podéis compartirlo en vuestras redes sociales, seguirnos en las nuestras, suscribiros a nuestro blog o cualquier cosa que nos ayude a ayudar a más personas cada día.

NUESTRA WEB: https://escueladecrecimientopersonal.com/

FACEBOOK: https://www.facebook.com/TinoCrecimientoPersonal

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/tinodomenech_ecp/

TWITTER: https://twitter.com/CrecimientoUp

Gracias y ¡creciendo siempre y adelante!

Tino Doménech