Aviso: Me ha salido una entrada un poco larga… Así que para los que no les apetezca leer puede ver directamente el vídeo.

Hola a tod@s y Feliz Navidad.   🙂

Que mejor forma de empezar esta publicación, que va justamente de «Cuento de Navidad», la conocidísima historia de Charles Dickens ¿no?

En esta historia tres espíritus visitan en noches sucesivas, tal como le había anunciado el de su socio fallecido hacia siete años, a Elbezer Scrooge y le llevan a visitar durante estas, sus navidades del pasado, las del presente y las del futuro.

Al principio del cuento, no encontramos con el Sr. Scrooge, a punto de terminar la jornada el día de Nochebuena. Allí esta su sobrino, invitándole a cenar y  pasar esa noche con el y su familia mientras el anciano lo rechaza con desprecio y diciéndole que no significa nada la Navidad…. También encontramos a su empleado, al que apenas permite salir a tiempo para cenar con su familia y regateandole el pobre sueldo que recibe, intentando incluso que trabaje el día de Navidad.

Aparecen también en escena unos personajes que se dedican a recaudar fondos para obras benéficas y Él simplemente dice que para eso ya están las instituciones gubernamentales y rechaza ayudar de cualquier forma (Cuantas veces oigo esto todavía ahora respecto a colaborar con ONG’s)

Cuando el viejo Scrooge se dirige a su casa, desprecia a los pobres y desata las antipatías de todos.

Nos dibuja, en fin, a un hombre mayor, amargado, avaro y mezquino incapaz de ser feliz y, por supuesto, de hacer felices a los demás y que a pesar de ser adinerado es tacaño y dedica gran parte de su tiempo a contar y controlar su riqueza.

Cuando  ya se encuentra en su casa, vieja y destartalada, abandonada simplemente por no invertir algo de su capital en su propia comodidad, se le presenta la aparición de su socio Morley, que había fallecido hacia  7 años y le aconseja que cambie, que él esta ahora condenado a vagar arrastrando sus cadenas por haber sido como lo hizo en vida y le indica que para que lo entienda le visitaran esos tres espíritus que decíamos al principio…

Aunque en la historia quedan muchas cosas en el tintero, los tres viajes que realiza el personaje nos pueden ayudar a sacar conclusiones y deducir cosas tanto de nuestro protagonista como de las decisiones que toma tras sus experiencias.

Y eso es lo que me gustaría comentar precisamente en este artículo. Porque de una u otra forma se responden algunas preguntas que nos pueden ayudar a todos.

Por ejemplo:

  • ¿Qué es lo que lleva a una persona a ser como es?
  • ¿Porque en ocasiones nos empeñamos en tratar a la gente de una forma determinada?
  • Si no nos gusta nuestra vida o vemos que nuestra forma de pensar nos hace infelices ¿Porque no cambiamos cosas de las mismas?
  • ¿Por que nos empeñamos tantas veces en tener razón en vez de ser felices?

Esto y algunas cosas más se responden en esta historia.

LA VISITA DEL PRIMER ESPÍRITU – las navidades pasadas.

El primero de los espíritus lleva a Mr. Scrooge a recordar cuatro momentos de sus navidades pasadas.

En la primera vemos que Scrooge pasa sus Navidades en el colegio, en un pequeño pueblo, incluso apartado por los otros niños… en su imaginación le acompañan Ali Baba  y Valentina y su hermano Orson (protagonistas de una historia de caballerías Carolingia), o los genios de las mil y una noches o Robinson Crusoe. Apenas tiene contacto con el resto de compañeros del colegio y está solo encerrado en sus libros y sus fantasías.

En la segunda navidad del pasado descubrimos algunas cosas que nos aclaran un poco más: Sigue estando en el colegio y va a buscarlo su hermana pequeña, de la que habla con mucho cariño. Da la sensación,  por lo que cuenta, de que no tenía madre y que su padre le encerraba allí interno  y que ahora el padre estaba mejor, más amable, y autorizo a la hermana a decirle que vuelva a casa.

Su hermana, que es la madre del sobrino que aparece al principio murió años después.

Cuando empieza a trabajar (tercera Navidad) su jefe, el señor Fezziwig, cerraba el negocio el día de nochebuena al acabar la jornada y con sus dos aprendices Scrooge y Dick, organizaban un baile. Estos admiraban a Fezziwig  por lo felices que hacía a todo el mundo con unas pocas libras y el viejo Scrooge se sorprende defendiendo lo que hacía aquel hombre. (Se deja entrever en el cuento original la timidez del joven Scrooge que apenas se atreve a hablar con las muchachas que asisten al mismo)

Por ultimo en la cuarta Navidad, le vemos ya enfrascado sobre todo en sus negocios y en recabar riquezas y se encuentra siendo abandonado por su prometida, ya que ella piensa que no es suficiente para él. A continuación se adelanta varios años y ve a esa misma mujer ya mayor con hijos e hijas y ve a la persona que formo una familia con ella que le comenta que ha visto a Scrooge solo y triste y ella se compadece de la situación a la que le ha llevado ser como es.

LA VISITA DEL segundo ESPÍRITU – las navidades presentes.

En esta segunda parte el espíritu que le visita le lleva a ver el ambiente de la Navidad en general y un par de puntos en particular.

Le lleva de visita a la casa de Bob Cratchit, su empleado, y ve que este, a pesar de lo poco que le paga, de sus cuatro hijos y de la enfermedad de uno de ellos se vuelca en dar cariño a su familia, ese cariño que él no ha conocido en absoluto. También se sorprende al ver que, en contra de lo que piensa su esposa, Bob es capaz de aún brindar por él, agradecido por el trabajo que le proporciona y que les ayuda a sobrevivir.

Después visitan la casa de su sobrino, en la que se están preparando la fiesta de Nochebuena y en la que, a pesar de que no entienden su comportamiento y hacen chistes a su costa, ve que le profesa su sobrino un cariño real.

Esta segunda visita acaba con el «parto» por parte del espíritu de dos criaturas horribles. Transcribo aqui el parrafo original:

 «¿Son tuyos, espíritu?», fue todo lo que pudo decir Scrooge.
«Son del hombre», dijo el espíritu mirándolos.
«Y se agarran a mí apelando contra sus
progenitores. Este chico es la Ignorancia. Esta
chica es la Necesidad. Guárdate de los dos
y de todos los de su género, pero guárdate
sobre todo de este chico porque en la frente
lleva escrita la Condenación, a menos que se
borre lo que lleva escrito. ¡Niégalo!», exclamó
el espíritu señalando con la mano hacia la
ciudad. «¡Difama a quienes te lo dicen! Admítelos
para tus propósitos tendenciosos y empeóralo
todavía más. ¡Y aguarda el final!»

LA VISITA DEL tercer ESPÍRITU – las navidades futuras.

En las Navidades del futuro un espíritu oscuro, con todo el aspecto de la muerte le lleva por la ciudad, oyendo comentarios con desprecio y burla sobre la muerte de alguien.

También ve a tres personajes, que han desvalijado parte de la casa del fallecido hasta el punto de quitarle las cortinas y la camisa de amortajar para venderla, con toda la tranquilidad de que nadie les reclamara nada.

Ve a gente que se alegra incluso de que haya muerto el personaje y comentan que nadie va a ir a su entierro.

Finalmente le lleva al cementerio para mostrarle una tumba abandonada: La suya.

el final

Como no podía ser de otra forma, el viejo Elbezer cambia su punto de vista en todo, de forma casi instantánea.

Se da cuenta de que nadie es culpable de lo que le ocurrió en su niñez y juventud. De que el único lazo que le queda con lo que más quería (su hermana) se estaba perdiendo simplemente por su terquedad y cabezonería… por no reconocer su problema y ser capaz de cambiar cosas.

Reconoce que es infeliz y, el remate a todo, es ver como ha sido su muerte, como el ser despreciable que había sido, dejando que todo su dinero se pierda y sin haber disfrutado en absoluto de su vida. Opta por ayudar a la gente, empezando por los que tiene cerca y se da cuenta de esa máxima que ya he nombrado varias veces en algunos de mis artículos:

ENTRE TENER RAZÓN Y SER FELIZ ES SIEMPRE MEJOR ELEGIR SER FELIZ.

Y esta es la base del cuento, mañana o pasado comentaré algunas cosillas sobre lo que podemos aprender acerca del Crecimiento Personal en el mismo.

Espero que os guste y ya sabéis, compartidlo en vuestras redes sociales, con quien creáis que le puede gustar o servir.

Gracias y un abrazo

Tino Doménech

P.D. Aqui teneis el video.


Leave a Reply

Your email address will not be published.